Música, ¿en silencio?

_DSC7415

Hace poco me topé con un artículo sobre la importancia de la música en el desarrollo de los niños… sordos.

Esto puede parecer muy contradictorio, pero un estudio en Estados Unidos del año 2001, reportó que los sordos sienten las vibraciones musicales en la misma región del cerebro que los oyentes utilizan para oír.  Esto explica el por qué las personas con discapacidad auditiva disfrutan de la música.

Pero en lugar de explicarte mediante la ciencia cómo percibe una persona con problemas auditivos la música,  mejor te contaré mi experiencia.

Antes del silencio disfrutaba la música como cualquier adolescente, iba a bares y discotecas y lo que más me gustaba era bailar.  Sin embargo siempre preferí la música culta o clásica, como muchos la conocen.

Junto a esta inclinación, siempre tuve un apego especial por un instrumento, el violín.  Y, ¿por qué el violín? Pude haber elegido cualquier otro instrumento cuyas frecuencias me resultaran más fáciles de percibir, por ejemplo un tambor, una guitarra o el saxofón.

Pero me encapriché con el violín.

Mi primer maestro de violín alguna vez me confesó que cuando me dio mi primera lección, pensó que no pasaríamos de un par de clases,  pero no resultó así.   Me aferré a aprender y construimos una hermosa amistad:  profesor, alumna y violín.

Este maravilloso instrumento se internó conmigo en el silencio.  Me acompañó y nunca me abandonó. Su voz llegaba a mí a través de la piel en forma de vibración.

Después del silencio mi violín y yo hemos tenido que trabajar mucho.  La primera vez que escuché su sonido a través del implante, me resultó muy confuso.

Mi cuerpo estaba acostumbrado a escucharlo a través de sus vibraciones, pero ahora había una segunda voz que se confundía entre el roce de las cerdas del arco sobre las cuerdas y algunas frecuencias que podía distinguir.

Mi actual maestra de violín, me alentaba a tocar una y otra vez estudios y yo me desesperaba, hasta llegué a pensar que la música era mejor en silencio.

Pero un día mientras tocábamos, sentí como si alguien le quitara la interferencia a una estación de radio y por fin mi cerebro reconoció la pieza que practicábamos.

La sensación fue una vibración que recorría mi cuerpo, al mismo tiempo que mi cerebro recordaba la pieza que alguna vez escuchó.

Definitivamente las personas con discapacidad auditiva disfrutamos de la música, que no te quede la menor duda, pues la música es multisensorial.

Y mi violín ha sido un gran terapeuta y compañero,  ha aprendido a hablar conmigo en silencio y después del silencio.

6 Pensamientos

  1. Lilian trabajo en una colonia de discapacitados y hay chicos autistas que ademas son sordos, tienes que ver cuando se pone a escuchar música como buscan el parlante, una vez frene a el se sientan y no sabemos por que, aunque intuimos algo, (creemos que porque la planta del pie, tiene mas sensibilidad) apoyan los pies sobre la caja sonora, y automáticamente se les dibuja una sonrisa en su comisura.

    Me gusta

  2. ¿Como escuchas la música? Me refiero en cuanto a la variación en Hz o también se le llama la afinación. El “La” 440 Hz, es digamos la pauta para afinar el resto del instrumento. (Algunas orquestas afinan en 443 Hz, eso varía de acuerdo al “gusto”, pero universalmente es 440) El violín es un instrumento sumamente complejo en cuanto la afinación y muy evidente identificar si se está tocando afinado o no. Después de un implante coclear ¿Se escuchan las frecuencias igual manera? ¿Cambia la percepción de afinación por el aparato? ¿Como vive una persona hipoacusica la música en vivo, escucha “igual” que una persona no hipoacusica?
    Gracias, saludos.

    Me gusta

    1. En la música en vivo como la música de una orquesta se percibe la armonía. A diferencia de la música amplificada como en un concierto de música electrónica, ahí la música la percibo como ruido. Con el implante coclear la afinación del violín me costó mucho trabajo porque tuve que acostumbrarme a escuchar el sonido del arco sobre las cuerdas y eso me distraía. Algo de lo que estoy segura es que la experiencia de escuchar con un implante coclear es única y personal. Cada cabeza es un mundo y eso es totalmente cierto, cada cerebro responde de forma distinta. Si tienes más dudas escríbeme, saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s